SurrealismoContemporaneo2

"Cabalgando dolores, cultivando alegrías" - "De la costilla de Eva" - Castillos en el aire" - "Pétalos de nubes" - "Au sud de mes passions"

Buscamos, a través de esta exposición individual, adentrarnos en el universo de Héctor Hernández Rubilar. Un universo que medita e invita a meditar. Sobre la vida y la muerte. La existencia humana, su carácter efímero. La búsqueda de la transcendencia, del infinito. La dicotomía entre el mundo interior y el mundo exterior.

Como acabamos de señalar la existencia humana, la vida y por ende, la muerte gozan de una importancia mayúscula en su imaginario simbólico. Mas no sólo la vida en sí, sino el surgimiento de la misma.

“La gestación para mí es algo tan grande como el universo” nos confiesa el pintor. Por ello en sus cuadros encontramos constantes referencias al vientre de la mujer y a su vagina que presenta bajo formas triangulares. El vientre materno como fundador de vida, como refugio de protección, símbolo del mundo interior. Otra forma de plasmarlo es a través de la relación que ello tiene con el sexo de las plantas en las que los estambres poseen una forma fálica y los pistilos se asemejan a la vagina de la mujer. Son elementos que encontramos velados en su producción artística, pues Héctor tiene el poder de evocar, de sugerir, de susurrar realidades que transcienden la cuasi-inmaterial materialidad de sus pinceladas.

María José Pérez Vizán