ENTRE EL SUEÑO Y LA REALIDAD; UN DIALOGO TERAPEUTICO CON EL ARTE DE HECTOR HERNANDEZ RUBILAR.

Tra il sogno e la realtà: dialogo terapeutico con l'arte di Hector Hernandez-Rubilar - Racna Magazine 

Entre sueño y realidad:

dialogo terapéutico con el arte de Hector Hernandez-Rubilar

A menudo asociamos la imagen del artista con la de un ser alejado de la realidad; que se refugia en un estudio privado lejos de los ojos de todos y que produce su arte lejos del ajetreo diario y en perfecta calma, casi como si estuviera enajenado en sus nubes.

Pero, ¿Qué significa realmente esta experiencia? ¿Cómo lo vive el artista en primera persona? ¿En qué estado y en qué dimensión temporal se encuentra mientras está absorto en su creación? ¿Hasta qué punto la experiencia onírica se mezcla y penetra nuestra realidad hasta confundirse con ella?

Reflejos-de-vida. 

Para dar una respuesta integral a estas preguntas está el artista chileno, Héctor Hernández Rubilar, un artista que vive en una suerte de limbo, en continua búsqueda de una identidad cultural por definir. Diseñador, Paisajista en tránsito por Francia en 1984, fue capaz de enriquecer el patrimonio cultural occidental, transformando las imágenes de su tierra andina y creando pinturas de fuertes huellas surrealistas.

Angel-Tito.2

El dialogo con Héctor tiene lugar en el aire, a través de skype, y volviendo a nuestra amistad me lleva con una voz tranquila y una actitud amable a viajar a través de su mundo, hecho de nubes que toman forma y se descomponen en forma continua en su producción pictórica. Al hacerlo estoy consciente de lo que significa entrar en un estado de semi-trance en el momento en que el artista crea y da libre expresión a sus sentimientos.

El lienzo está dominado principalmente por el color azul, representa nuestro espacio temporal y se mueven en esta dimensión con colores brillantes y nubes vaporosas transparentes que se sobreponen simbolizando la evaporación y fragmentación del tiempo que se escapa.

En este juego de transformación visual actúan y se contrastan fuerzas de polaridad opuesta: violencia y serenidad, movimiento y quietud. Hay siempre un elemento positivo y negativo, así como en la fotografía, y cada uno de ellos genera una energía diferente.

El tormento se convierte así en la unidad de dos elementos, la energía de amar con pasión a otros seres vivientes. En este momento en nuestro subconsciente la felicidad de vivir se asemeja a la de morir.

De-la-costilla-de-Eva

A través del viaje en sus colores, Héctor me recuerda que somos seres frágiles, me muestra el desvanecimiento de nuestros sentimientos que se evaporan y se disuelven de la misma forma que las nubes en continuo tránsito. Como el viento mueve el plasma en un movimiento ondulante, la duna del Sahara va creando formas impredecibles y siempre diversas, así también la mano de Héctor se deja transportar y suavemente crea sobre un material concreto formas sinuosas no definidas.

Cuando pinto es como si me encontrara en un estado de trance mental, nada es intencional ni premeditado, no hay ningún dibujo preparado, me dejo solo impulsar por mis emociones acompañado de música, a veces ambiental, a veces, andina; me dejo guiar por el instinto y todo es relegado a mi estado de ánimo del momento. Sigo un viaje al infinito del espacio imaginario donde la pintura se funde con la música.

Voyageur-des-nuages

Parte de la producción de pinturas de Héctor se traspone a través de imágenes auditivas que recuerdan la música andina. En esta fusión, generadora de un placer orgásmico, donde la música y la forma se encuentran creando los mismos códigos coincidentes que hay que descifrar en el contexto inconsciente de la tela. La diversidad de intereses del artista, reflejados a través de una mezcla de colores, música y poesía, nos muestra la complejidad del Hombre con sus pensamientos, soledad,  sus sueños, su deseo de fundirse en un mundo o en otro, de pertenecer a la realidad o al sueño, de quedar sólo confundirse o con otro.

**

Al escuchar esta música New Age, cierro los ojos y dejo correr estas imágenes que se proyectan frente a la pantalla de mis pupilas, siguiendo el ritmo de marcha y un sonido del motor hipotético de un avión que me invita a viajar por sobre las nubes.

No se necesita analizar, ni reflexionar pero dejarse ir y hacerse transportar por el movimiento de estas formas, dejando espacio a los estímulos de nuestros sentidos. Lo que hace la diferencia es el nivel diverso de concentración y el modo en que cada uno de nosotros reacciona.

Y es así que la pintura se involucra con una fuerte carga de meditación. Basta levantar la cabeza y dar vuelta la mirada al cielo pensando que todo cambiará. No hay una nube que no deje espacio al cielo sereno, vacío y limpio; no hay tensión que no se resuelva en su estasis.

Fleur-et-miel

En el calor de la fugacidad de nuestras vidas coexisten siempre elementos conflictivos pero nada permanece para siempre. El viaje de Héctor te enseña a reflexionar que en el vórtice de la realidad hay siempre un pequeño lapso de tiempo en que todos pueden soñar. Es suficiente con aislarse y  pensar que las nubes, aún tormentosas y grises se disuelven primero para dejar espacio a un cielo azul y sereno.

 

Approfondimenti:

www.hernandezrubilar.canalblog.com

https://soundcloud.com/hector-hernandez-rubilar/tracks

Chile - Hector Hernandez Rubilar

Giancarlo Napolitano

Giancarlo Napolitano si è laureato in lingue e letterature straniere presso la facoltà di lingue dell'Istituto Universitario Orientale di Napoli, discutendo una tesi letteraria di natura sperimentale sugli spazi e i tempi nell'Assommoir di Emile Zola, rivisitando il romanzo in chiave psicanalitica. Ha sempre nutrito un vivo interesse per l'arte, in particolare per quella rinascimentale. Vive da anni a Londra e ha potuto coltivare questa passione con continue visite alla National gallery che ha sempre considerato come una sua seconda dimora. Di carettere inquisitivo si interroga sulle opere degli artisti, continuo assertore del progresso, vede in ogni opera contemporanea un ponte con il passato con il quale rapportare ogni sua esperienza quotidiana.