Dime amigo si no es verdad que la vida,
esa que es tan ingrata con nosotros,
tiene a la vez, porqué no decirlo
momentos que son gratos a los ojos

Sufro y sufrimos el amargo destino,
gozo y gozamos felices momentos
la vida sigue su curso sin apuro
la gente pasa, las obras…nuestro sustento

El legado que dejamos en esta tierra,
tiene la gracia de mantenernos vivos
somos poetas, pintores, artistas
el mundo se nutre de lo que nosotros hicimos

Y la tierra llorará al vernos partir,
lo que construimos queda para todos los habitantes,
la memoria se mantendrá intacta
mientras haya uno que disfrute nuestro arte

El camino que trazamos muchos lo han de seguir,
dimos los pasos de otros, otros darán los nuestros
que el tiempo no me quite lo que hoy puedo hacer
mañana sé, muy tarde será para los lamentos

El poeta del azul, el pintor del alma,
tú serás del que te mire,
en cada trazo un pedazo de tu ser
en el lienzo se ha quedado guardado

Y el día en que nuestro Señor,
te lleve a su reino santo,
es que aburrido está de esperar
y quiere que en persona, le hagas un retrato.

Enviado por Guillermo Rubilar Peña

22 junio 2007.